domingo, 5 de julio de 2009

Propósito.

  Ayer vino.
Se sentó en la orilla de mi cama y me abrazó.
La tomé de la mano.
Dí tres pasos con ella, y le escupí la cara.

Sin dejarla hablar,
porque nada me podía decir,
la pisoteé, la humillé,
le saqué dulce sangre sin color,
la empaqué en papel periódico.

Inerte e inútil, la tiré en el primer basurero que encontré.
Se quedo quejándose,
la muy puta,
la muy idiota,
la muy modosita,
la bastarda esa.
Hasta que el próximo que se decida,
la rescate y se meta en ese increíble reto que consiste,
abrazar a la alegría.

Yo,
hoy decidí irme con la otra...

5 Manchas en la pared:

El mal ejemplo dijo...

no echés a la tristeza del fogón/
siéntese aquí a mi lado/vieja/
usted nunca me va a dejar/
perdonemé si la olvidé

si anduve de rabia en rabia
saliendo de un muerto entrando
a otro muerto o mundo roto/
si así viaje todos estos años/...

Gelman

Sofi dijo...

rayos Raúl
q hiciste?

Naty dijo...

y...
cuesta juntar el valor
y hacerlo..

Clau dijo...

en eso somos diferentes...yo nunca me iría con la otra por mi voluntad

Johanna dijo...

huy raúl e., qué andás haciendo

;)