viernes, 17 de febrero de 2017

Hollywood y la dura realidad





Evidentemente a estas alturas todos nos enteramos del fantástico récord que consiguió La La Land en las nominaciones al Oscar, empatando a All About Eve y Titanic con 14. Y además, probablemente la vimos todos, andamos cantando "City of stars, are you shining just for me?", mientras nos emocionamos pensando en lo bonita que es, y como eso condiciona como veremos las demás nominadas a los premios. Probablemente ni nos interesa ver el resto de nominadas.
Y la verdad, nadie va a juzgarnos, ni a los que vimos la película, ni a los que la premien. Es maravillosa. Sin embargo, hay un problema: no es la mejor.
Hollywood está ante el casi siempre escabroso momento de decidir entre premiar a la película que tiene más espectáculo visual, o a la más dolorosa, o a la que tiene un tema más importante. Esto, sacando un listado cortísimo de las películas que a mi juicio SI tienen posibilidades y los suficientes argumentos para ganar el Oscar a la Mejor Película de 2016.
Desgranando las 3 candidatas más serias:

1. La La Land
Una experiencia maravillosa en cuanto a la producción artística. Una maravilla musical. Un guión débil. Por dios, es el mismo guion que ha venido produciendo Woody Allen desde hace décadas. Y para no irse muy lejos, el guión tiene muchas partes similares a Café Society, estrenada también en 2016.
Para ir más allá aún, las actuaciones son simples. Ni Emma Stone, ni Ryan Gosling deberían ser candidatos serios al Oscar este año. En la nominación está el premio. Si, tienen química, y Gosling aprendió a tocar el piano, ajá. Pero ante una Natalie Portman que se diluye en Jackie Kennedy, y un Casey Affleck que es un compendio del dolor humano, es muy difícil competir.
14 nominaciones que, sin entrar a Película y Dirección, debería ganar de las 12 restantes, solo Música Original, Canción Original, Diseño de Producción, Dirección de Arte, Sonido y Dirección de Fotografía.  6 Oscares suficiéntemente ganados.

2. Moonlight
Una película dolorosa que habla sobre la búsqueda de la identidad. Sobre la búsqueda de un rumbo, sin un solo faro que seguir. El personaje principal, en una narrativa arriesgada pero bellísima, dividida en 3 actos, va conociéndose a si mismo y adaptándose a su entorno, ahí, frente a tus ojos.
La Fotografía es impresionante, las actuaciones, sobre todo de Naomie Harris y Mahershala Alí, ambos nominados como Actriz y Actor secundarios respectivamente, funcionan a la perfección, justificando con creces las nominaciones.
De sus 8 nominaciones, sin entrar a Película y Dirección, debería ganar Montaje (Edición), Guión Adaptado, y Actor Secundario. 3 Oscares perfectamente ganados.

3. Manchester by the Sea
Una elegía al dolor del ser humano ante la pérdida. Un drama que muestra la increíble capacidad de Casey Affleck y Michelle Williams para los papeles que requieren un ejercicio admirable de contención.
Su más grande pilar, aparte de las actuaciones, está en el guión meticulosamente tratado para no tomar a la ligera el drama humano, ni sobre explotarlo para volverlo lacrimógeno, como en Lion, otra de las nominadas.
De sus 7 nominaciones al Oscar, y sin entrar en Película y Dirección, debería ganar Actor Principal y Guión Original. 2 Oscares merecidísimos.

Ahora, ante la situación racial, la problemática actual de odio y división que viven los Estados Unidos, la academia será políticamente correcta y premiará a Moonlight por su genial tratamiento de la búsqueda de la identidad de un negro, pobre y homosexual, o el doloroso drama familiar de Manchester by the Sea, o se decantará por la maravilla y el espectáculo de La La Land, para quitarse el sabor de todo lo malo que está pasando. Será una palestra para enfocar el cine a la realidad, o se convertirá en un acto de onanismo, la academia premiándose a sí misma por ser la ciudad de los sueños. Todo este párrafo cerrado con los más grandes signos de interrogación. (Aunque no los haya escrito.