martes, 4 de noviembre de 2008

Esperanzas de Cambio

Hoy todo el mundo va a escribir cualquier cantidad de cosas sobre el ascenso del primer presidente afroamericano en llegar a la sala oval. El presidente No 44 de los EE.UU, que gobernará de 2009 a 2013.
Lo cierto es que no podemos esperar paralelismos con la elección que se va a dar acá. Qué Obama va a venir a crear paraísos socialistas o va a comenzar a enterrar el neoliberalismo?, esa es una idea de creer en pajaritos preñados y que vuelan porque tienen motor.  No, no es pq el nuevo presidente electo sea una suerte de panacea universal para la socavada economía mundial, o para recuperar y poner mecanismos que ayuden al alza de los mercados financieros, o menos q las bolsas mundiales suban y los precios van a bajar en los insumos. No, no va a pasar pq el presidente ha sido electo dentro de un sistema q le permite hacer ciertos cambios de forma, más no de fondo. Lo digo pq no hay pocos q le están asignando apoyo desde ya a la izquierda salvadoreña por el triunfo de Obama, y ese no es el problema. El problema es estar esperanzado a que la ola de triunfos de la izquierda en L.A significa que todo el mundo se va a volver socialista y mucho menos comunista. Y no, creanme que no estoy diciendo q sea malo.
Lo que sucede es que se le está dando demasiado a una noticia que a estas alturas no debería impactar tanto.Me explico. Barack Obama logró conjugar en el mejor momento de la historia, tres factores:
1. La administración más desastrosa de los últimos 40 años en los EE.UU.
2. El mensaje de esperanzas y de cambios( sustanciales y varios, más no de estructura, OJO con ello).
3. Su avasalladora confianza y carisma.
Ahora, desmenuzemos eso y si lo vemos objetivamente, en las mismas circusntancias acá se puede creer en un cambio igual.
Pero acá:
1. La administración ha sido el promedio de las administraciones de gobierno de los últimos 20 años. Las cosas han empeorado, pero la percepción es así acá siempre.
2. El mensaje de esperanzas, del que se ha vuelto caballito de batalla por parte de ambos candidatos acá ha sido tergiversado y hasta amañado para ser útil más que para ser un verdadero cambio.
3. La confianza y carisma parecen no tener igual talante en los candidatos actuales.

Ante ello no podemos más que preguntarnos dos cosas:

1. ¿Estamos realmente preparados para una alternancia en el poder acá?

2. ¿Creémos seriamente que habrá un cambio de rumbo en el mundo, estructuralmente gracias al triunfo de Barack Obama?

A mi, si me lo preguntan, me temo q les respondería que el cambio acá si es un imperativo, pero los resultados en los EE.UU no son vinculantes. Y el cambio américano responde muchisimo a la coyuntura y no a la madurez del electorado, pero como yo me equivoco, ustedes dirán.

5 Manchas en la pared:

Elena dijo...

Obama no es San Martín de Porres así que no hará milagros.

En un gran huevo se metió el pobre. Ojalá que le vaya bien, pues, aunque no nos guste, de él dependemos todos. Pero no hay que verlo como "un salvador". Es absurdo.

Elena dijo...

Mirá y se cargó mi comentario de que Obama no hará milagros?

Avisame, plis.

Por cierto:
Hola!

JC dijo...

Me gustó

Clau dijo...

o sea que tú hubieras preferido que ganara McCain?

y aquí te da lo mismo quien gane?

No me parece que la cosa esté sobredimensionada...si te ponés a pensar en que cuando la hermanita de Britney Spears salió embarazada la noticia le dio la vuelta al mundo y sonaba en los medios radiales, televisivos y escritos, por qué no iban a darle cobertura a un hecho tan significativo como un nuevo presidente en la primera potencia del mundo?

No es un ser milagroso, simplemente representa el cambio y eso es lo impactante.

Raúl dijo...

@Elena: Sí, se cargo. Y es cierto, no es un salvador, pero ya es un cambio y hay q darle tiempo, no? Por cierto, Hola!!!.

@JC: Que me alegra q te haya gustado, aún con lo exiguo del comentario...jeje.

@Clau: No quisé sonar pesimista. De hecho tengo mucha fé en el futuro, en los cambios q se avecinan. Lo que no quisiera es que creamos q el impacto de la elección de Obama y la posible, muy posible elección de Funes acá, se vuelva una esperanza demasiado grande, puesto que hay que tener los pies en la tierra y saber que los cambios deben ser concretos, estructurales, pero graduales. Gracias por venir Clau, y por cierto, No, no habría que´rido q ganara McCain, jamás.Saludos.