martes, 14 de abril de 2009

La Carta

Hace un año que no te escribo.
Ahora suman 15 desde que te fuiste.
15 desde que se te ocurrió la brillante y nunca mejor pensada idea de morirte. (Desde que te fuiste aprendí a usar a veces el sarcasmo, y a ser políticamente incorrecto)
  En esos días era dificil imaginar que aquello que consideraba tan seguro, como la permanencia de tus padres, se iba a disolver así, de un solo plumazo. Y es cierto. Los muertos deberian morirse con todas sus cosas, para no tener que recordarlos a diario. Quizas recordar sea un error. Pero ahora, nada me hace más feliz que recordar todos los momentos del pasado que hoy deberían ser parte del presente.Es como dice Saint Exupery, "La nostalgia es la felicidad de estar triste". Así estoy,en estos días.

Muchas cosas serían distintas de vivir usted don Raúl. Lo que sucede es que aunque no lo quiera traer a mi mente, soy adicto a recordarlo.
Hoy, usted, ese tipo de aspecto serio, cruel, mentiroso y sin afecto, de quien se dice herede más que el nombre, los defectos y virtudes, es una parte casi irrecuperable de mi vida. Pq casi? Por los recuerdos. Eso lo recupero a diario. Y hay diversas opiniones y teorías, tantas que no me alcanza la carta para comentarlas todas.
Se dice que eras un tipo astuto, a veces malicioso, a veces serio, enigmático, enojado y hasta calladamente solitario. Le ibas al Alianza, sacáste una Ingeniería, te gustaban las lociones Old Spice, gusto que con los años adquiri, y además yo siempre dije que eras una persona normal que cumplio su ciclo en este mundo.

La verdad es que pase lo que pase, esto que escribo solo trata de decirte,  Raúl Marín, en cualquier parte q su memoria se encuentre, que siempre he querido que se sienta orgulloso de mi. Cada vez que he logrado conseguir algo, he pensado en vos.

  Papá, por favor sientete orgulloso de mi, al menos por un segundo. Papá, aún no he logrado cambiar al mundo, ni al país como soñabas mientras leías tus panfletos incendiarios de comunismo, y aquel libro de la "Revolución en la revolución". Pero lo voy a intentar, cada día que Dios me de sobre la tierra. Papá, debés saber que desde que te fuiste, nunca dejé una materia en todos los años de mi estudio.
Pero no creas Papá que solo estoy diciendo esto pq hoy no estas, sino recuerda que lo digo ahora por todas las veces que no te lo pude decir. Como quisiera ser Fausto y poder hacer ese bendito pacto con Mefistofeles para recibir la oportunidad de decirte lo que no pude. Y de poder verte de nuevo...Papá, gracias por ayudarme, aún cuando ya no estes, a formar la persona que soy ahora...
Papá, hoy trato no de ser el mejor, sino de ser yo mismo.
Entendí lentamente que no debo seguir esa busqueda, que el marfil no se vende en el super, que jamás tendré un lince blanco, y que la lluvia nunca cae hacia arriba.
Ahora debés saber que pienso seguido en vos, que a mis 25 años aún sigo aquí.
Aún tengo a mis amigos, intento escribir, hago lo que puedo y soy medianamente feliz. Yo sé que me costó aprender que la gente me quería por quien era, y no por lo que creía que sabía. Sé que  mis amigos me quiere no por, sino a pesar de...
Y sigo aprendiendo  Papá.
Y bueno Don Raúl, nos veremos por ahí.
Raúl.

Algunos hombres buenos-Los Rodríguez



Hay algunos hombres malos,
hay algunos hombres buenos.
Hay algunas miradas que no miran nada, que olvidaremos.

Hay algunos que se duermen
en sus viejos laureles.
Hay algunas mujeres que los quieren para siempre.

En el fondo de mi casa
tengo un árbol de la vida:
regaré con saliva las raíces escondidas.

Algunos hombres apenas si nacieron.
Los hombres no se hicieron para ser prisioneros.
Porque algunos hombres buenos hay que lo siguen siendo,
algunos hombres son buenos porque tienen miedo.v
Hay algunos hombres lejos,
y una pata de conejo,
siete años de espejos, de pedazos rotos de los corazones.

Hay algunos que despiertan
a sus recuerdos dormidos.
Hay algunos amigos que me esperan por perdido.

En el fondo estamos solos
en un desierto de gente,
pero hay que ser muy valiente, apretar los dientes a la soledad.

Algunos hombres son buenos carpinteros.
Los hombres no se nacieron para ser prisioneros,
pero algunos hombres buenos hay que lo siguen siendo.
Algunos hombres son buenos porque tienen miedo.

Hay algunos hombres buenos,
hay algunos hombres menos,
hay algunas palabras que nunca diremos, que no olvidaremos.

Tres monedas en la fuente,
mucha gente indiferente,
mucha uña y mucho diente, permanente, para siempre.

Johnny tiene una pistola,
ya dejó la Coca-cola.
Hay algunos hombres buenos y pocas mujeres solas.

Algunos hombres son buenos carpinteros.
Los hombres no nacieron para ser prisioneros.
Porque algunos hombres buenos hay que lo siguen siendo,
algunos hombres son buenos porque tienen miedo.

Algunos hombres buenos hay que lo siguen siendo.
Algunos hombres son buenos porque tienen miedo.

6 Manchas en la pared:

Calila dijo...

uff Raúl me quedé sin palabras.

Así que mejor te doy un abrazo!

Clau dijo...

con un par de lágrimas te digo, o mejor, te envió un abrazo amigo, que el recuerdo de tu padre te acompañe cuando vos lo seas también y tengás el éxito que dicen que consiguen los buenos padres: educar a los hijos para que no sean lo que ellos fueron, sino lo que quisieron ser.

Rodrigo Ramos dijo...

Raúl, sé que quizá solo vos entendás este comentario porque ves las cosas de la misma forma en la que yo las veo algunas veces.

Yo quiero ser como vos cuando sea grande: sin vender el niño que tengo -y que tan neciamente sigo guardando-, siendo fiel a mí mismo, y encontrando alegrías pasajeras para levantarme a diario.

Te lo digo de corazón.

Elena dijo...

Sí, Raúl es un niño algo viejito, pero sí un niño.

Siento mucho lo que pasó con tu papá, Raúl, pero mucho más lo que pasó después. Pero desde hace unos meses en eso que pasó después te acompaño.

Hoy te acompaño también.

[Alecita ♥] dijo...

Ese papá Raul ha de dar brincos de alegría desde el cielo... nos dejó aquí a un gran amigo, compañero, colega, hijo, hermano, y todas las que se me pueden ocurrir.

Para allá vamos Raúl, para allá... es lo único seguro.

SK Mario dijo...

Se te nota que lo extrañas, pero tené x seguro q está satisfecho en q se ha convertido el hijo q dejó pequeño no pq el quería sino q prq como vs decís cumplió su ciclo.