martes, 6 de julio de 2010

Los 7 minutos

Primero, justo como lo expuso Sofi en su blog, le solicito que por muy difícil que le resulte, no tome a pleito lo que uno escribe. Vivamos en tolerancia. Dicho lo anterior, "ahí vamos".
Como dije en el post que publiqué hace un par de días, es triste, iluso y hasta Inconstitucional pensar que la lectura bíblica cambiará el rumbo de nuestra sociedad. Pero hoy le agregué un poco de indignación del tipo estéril e inútil, al ver la programación nacional matutina.
Por las mañanas, cual ritual desde tiempos mitológicos, evito o trato de evitar ver la Telecorporación Salvadoreña. Todo debido a experiencias que me han hecho perder la fe en el periodismo. Normalmente prefiero ver Teleprensa, y en algunas ocasiones las entrevistas de Canal 21. Hoy Canal 21 perdió mi preferencia matutina gracias a los presentadores del programa de las 8. 
Mientras tomaba un café negro con mucha azucar acompañado de una suculenta semita, y la presentadora de noticias, reciclada en presentadora del programa de variedades matutino, no por su calidad, sino por su puesto de productora del mismo, junto a sus adláteres se disponen a lanzar improperios contra todo aquel que no comparte la visión de la biblia como panacéa de nuestra sociedad y piedra angular de la nueva forma de vivir salvadoreña (yeah, right). Argumentos más débiles que la belleza natural de Chimbombín comienzan a surgir de los connotados presentadores. 
No es que espere grandes filosofos, pero tampoco esperaba ideas como:
¿Qué mal puede traer la Biblia si es palabra de amor mandada por Dios?
Luego, en los mensajes, justo luego del que envía un "joven atlético que quiere conocer chicas de 13 a 16 años, dispuestas a todo", aparece un mensaje que dice: 
"No pueden obligarme a que mis hijos lean la biblia, si ellos leen el Corán. No tengo nada en contra. Solo no es mi opción"
Luego del mensaje, la presentadora dice: " Y aparecen los musulmanes esos ya ve. " Con un tono despectivo. Y los demás la secundan. Y e pregunto si es esa educación en moral y valores la que suponen tener por haber leído la biblia.

Luego comenzaron a burlarse de eso, diciendo que los mareros podían usar los versículos de salmos y proverbios, para el mal. Claro, con sarcasmo.
Y me preocupa que se supone que esos 7 minutos te harán una persona así.
No quiero esos 7 minutos. Se los devuelvo.
No quiero que pretendan con esos 7 minutos lo que una sociedad regida por las biblias de bolsillo no ha logrado durante años.


4 Manchas en la pared:

Caravantes dijo...

Sergio Ramírez, en su columna de Septimo Sentido escribió algo de las personas "de un sólo libro" el domingo pasado. Me gustó.

Sofi dijo...

(quiero decir algo ahorita, pero mi frustración no me lo permite)

...
...
...
"ya van esos musulmanes"
si los cristianos fueran minoría, cómo se sentirían que un budista, musulmán, etc les dijera :"ya vas vos, cristiano"

y así, justo así el cristiano quiere repartir paz y valores morales (discriminando al que no piensa igual que el)

así como decís vos: yeah right...

Ester dijo...

triste lo que está pasando en mi país, creo en Jesús, creo en la Biblia pero creo que este uso político que se le está dando es penoso y sí se llega aplicar tendrá un futuro esteril.

Clau dijo...

Los que están mal no son los Cristianos, sino los políticos y la gente con el coeficiente intelectual de quienes hablan porque tienen una cámara enfrente nada más.

Por ahí salió una iniciativa de imponer la materia de moral y cívica. Yo me pregunto a qué horas y quién la quitó, si existía, yo la llevé. Pero, sinceramente, no creo que eso me haya hecho la persona que soy, incapaz de robar o matar o extorsionar, sino más bien es la familia.

Tampoco es el medio, podés luchar contra el medio, si tus bases son sólidas y las bases no te las dan en la escuela como principal fuente. Tuve compañeras a los 14 años embarazadas y yo tuve novio hasta los 18 porque esas eran las normas de mi casa.

Eso de la Biblia es pura politiquería. El que la quiera leer lo hará por voluntad, no por decreto.