domingo, 7 de noviembre de 2010

Trabalenguas.

Resulta que quiero lo que no tengo, porque debo tenerlo, aunque tenga lo que debo, por culpa de querer lo que no tengo. 
Debo, claro está, querer lo que tengo, aunque eso me lleve a tener alguna vez lo que pueda, siempre y cuando quiera.
Un día, tendré lo que pueda querer.
Pero por el momento, lo que quiero no lo tengo, puedo querer, pero no tengo que, por eso me resigno en querer, aunque no pueda tener.

3 Manchas en la pared:

Elisa dijo...

Tienes razón, es un trabalenguas.
Yo creo que lo que siempre acabamos queriendo es precisamente aquello que no tenemos....

Un saludo de Vocesdeloslibros

Clau dijo...

Yo no le veo el enredo, es totalmente lógico.

Y así nos pasa a todos.

Ester dijo...

y asi va la vida se quiere lo que no se tiene, se obtiene lo que se quiere y entonces buscas otra cosa que no tengas para quererela, mejor no querer nada y ser feliz con lo que se tiene y con lo que nos falta, tip#2