miércoles, 29 de mayo de 2013

Paraíso del absurdo

En el bus, 2 muchachas de unos 20 años, sentadas detrás de mí:
-Vas a ir a la fiesta de José?

-No, porque de repente llegan gatos y no hay comida para nadie.

- Te entiendo. Más que ni dejan dormir porque cuando andan en la casa se va la luz.

-La luz es poco, hasta yo me salgo cuando llegan. La comida de ellos es rica.

- Yo la pruebo pero en el súper, porque es fácil hacerle hoyitos a las bolsas.

-Las bolsas esas son bien caras, si con eso me compro todo un rimero de pupusas de camarón.

-Si en el estero uno los agarra solos.Así vienen a las manos directos. Y grandes las babosadas.

-Ya me acordaste del Mauricio, lo has visto en el puesto de películas? Ya tiene la nueva de las Tortugas Ninja.

-A mí nunca me las compraron porque eran verdes y me da miedo lo verde.

-Cómo te puede dar miedo lo verde si es pura ecología?

-Vos solo sos política, Caro. Como que no leyeras el diario.

-Porque lo leo te digo que uno es verde.

- Yo no sé qué color soy, a mí los espejos me gustan.

Hasta ahí escuché cuando llegué a la parada que me dejaba cerca de mi casa. Juro que quería grabar esa conversación.
Los buses, fuente inagotable de inspiración.

3 Manchas en la pared:

La Pitahaya dijo...

WTFFFFFFFFF :O jajajajajajajajaja

Fleurcí dijo...

Es en serio? Hahahha Ay los buses! Qué alegre.

Fleurcí dijo...

Es en serio? Hahahha Ay los buses! Qué alegre.