domingo, 15 de marzo de 2009

El día despues.

Al FMLN le tomó 17 años desde su entrada al sistema político partidario, tomar el poder por el voto de la gente(Mensaje de un pueblo libre y soberano... como dice la canción).
A ARENA le tomó 20 años para convencer a la gente de ser una buena solución para sus problemas.
Y adivinen qué? No. Ni uno ni el otro lo es.
Lo cierto es que son ciclos los que se cumplen.
Hay que afrontar que los problemas del país no se solucionan con la llegada de un nuevo gobierno.
Imaginense lo que sucede en un país en el que la población con derecho a voto es casi igual a ambos extremos.
Es en momentos como este cuando el llamado se debe hacer a la unidad. Nada se arregla cuando cada quien jala por su lado.
Una vez leí por ahí que la creencia Hindú menciona una tésis según la cual los humanos vamos en fila, uno tras del otro, y por eso solo podemos ver una parte del otro, y así hasta la eternidad, por eso no se puede conocer y comprender a la gente.
A mi me gustaría que esta llegada al poder(sic), del FMLN fuera consecuente con el momento histórico que nos toca vivir. La crísis está fuerte, las inversiones se cuidan, la gente se tiene desconfianza una con otra y nada, NADA parece tener algún sentido.
Sé, con seguridad, que muchos jóvenes de mi edad, o de mi rango de edad, querían con toda el alma un triunfo de la izquierda. La izquierda se ha planteado moderada y seria. El equipo que mostraba Mauricio Funes en sus spots era muy sensato. Espero que las decisiones que se tomen sean con inteligencia y buen sentido común. No espero que el clientelismo prebendario que tanto abundo en estos años de gobierno arenero, se repita.
Yo debo ser sincero.
Mañana el sol va a salir, y no va a calentar más porque ganó Mauricio Funes, pero si despertamos con la idea que como gente que votó, y no lo hizo por ARENA podemos incidir en nuestra vida política y en las decisiones trascendentales que se avecinan.
Ojo, en este momento nos volvemos autocríticos y esperamos que lo sea el nuevo gobierno.
No quiero un gobierno como el de Saca que jamás aceptaba sus errores. Los errores son de humanos.
La infalibilidad se acabó en la última persona que podía, desde hace mucho. Debo buscar cuál es la encíclica donde está eso. El Papa es-no sé si era-el único hombre que no se equivoca. Ajá
Tengo amigos que dicen que con el triunfo del FMLN se viene un nuevo país, con nuevas oportunidades para los desposeídos y con nuevas  ideas progresistas. Yo no creo que sea así.
Pero si creo que no es sano que un partido permanezca tanto tiempo en el gobierno.
Por eso les dí mi voto, no porque crea en sus falacias. Y lo hice ademá porque según dice don Chichimeca, citando categóricamente: "
El conocido periodista Jason Rosenbaum, por ejemplo: “Trabajaré para elegir a Obama porque es el candidato que probablemente producirá el cambio que quiero. Pero apenas sea elegido, me convertiré en su crítico para tratar de que se oriente hacia la izquierda”. “Ni por un segundo creo que Obama o el Partido Demócrata traerán necesariamente todo el cambio que necesitamos”, agrega con escepticismo algo esperanzado (The Huffington Post, 28-6-08). Como tantos otros, Rosembaum votará por el que considera el menos malo. Nada nuevo bajo el sol.

Juan Gelman."

 Si, voté por el menos malo, el menos mentiroso y el menos farsante.
Por otro lado, tengo confianza que al mínimo movimiento erróneo y malintencionado del nuevo gobierno, los mismos que votamos por ellos, por las razones que fuesen, nos volveremos críticos de nuestro gobierno.
Yo si creo que comienza un nuevo ciclo en la historia salvadoreña, pero si apenas comienza temo que habrá que esperar para poder evaluar. Como dice Elena, "yo soy de la firme convicción de que el siglo XXI histórico para nosotros empieza hoy porque el traspaso de poder, y la alternancia con la que se llenaban la boca los que saben de esto, es un cambio evidente.
No hay que ser festivos, pero hay que estar conscientes."

Por lo demas, felicitar al Presidente Electo, pedirle unidad y sabiduría a la gente de ambos lados.
Y felicitar al partido oficial por haber aceptado la decisión de la mayoría. Gracias.

6 Manchas en la pared:

Elena dijo...

Me pareces sensanto y tranquilo.

:)

Clau dijo...

eso es cierto, no resolverá todo, quizá ni siquiera nada...pero la motivación es escencial para el ser humano y esta victoria es un empujón moral para 1,200,000 salvadoreños que tenían al gobierno atorado en la garganta.

Por otro lado, hay que enseñar a los hijos de ARENA a perder...de lo contrario serán siempre niños mimados que lo tienen todo y no ven más allá, porque no tienen nada más que ir a buscar. "Del suelo se suele aprender".

Mario A. dijo...

Un dia despues... la mitad y un poco mas de El Salvador despertó con una sonrisa, desearon salir a la calle y encontrarle un nuevo rostro a su colonia... aunque todo le pareció igual su sonrisa no le cambio... su anhelo va mucho mas allá... medio El Salvador sintonizo su canal favorito y su entrevista favorita... queria ver a su nuevo presidente, el nuevo Presidente de todo El Salvador ( repito: TODO EL SALVADOR), unos con alegria otros aun con miedo... El Presidente Electo Mauricio Funes... ahora se le nota mucho más conciliador que en campaña y eso gusta... eso si hay que celebrarlo... ahora tendremos Presidente para mas salvadoreños... no somos ciegos y nuestro espíritu es revolucionario, a nuestro espíritu le da sed de critica ( nunca destructiva ) ... El Presidente Funes y sus funcionarios, ahora sera nuestro Objeto de critica...
Concluyendo, siempre hay algo que celebrar, el domingo teníamos una fuerte razon... vamos paso a paso, no nos adelantemos a la historia, esperemos que nos sorprendan, mas no nos dejemos sorprender...
un abrazo fraterno!

Tres desviaciones estándar dijo...

Victoria de la democracia. Derrota de la sociedad. La pregunta -dice Bauman- no es tanto ¿qué hay que hacer? sino ¿existe alguien capaz de hacerlo?
El control del aparato estatal es casi insignificante porque su "razón de ser" no puede ser otra que la razón de los mercados financieros, mantener la estabilidad de la economía burguesa, no amenazar la explotación ni el control privado de los medios de producción, incentivar la inversión ("flexibilizar el mercado laboral", es decir, proveer inseguridad al trabajador; "reducir la carga fiscal", es decir, minimizar la redistribución de la riqueza, minimizar los servicios sociales, etc, etc). Le entregan -gustosos- un aparato al que saben que han maniatado de antemano. ¿quién se arriesgaría a la fuga de capitales y al derrumbe de la economía con discursos utópicos insensatos? el discurso tiene que ser así, sensato y tranquilo.

Raúl dijo...

@Ele: Gracias.

@Clau: Tu punto es válido, pero no hay que volverse como la gente que detestás.
@Mario: Gracias por tomarte el tiempo de comentar. Demosle compás de espera.
@Tres desviaciones...: Diocuarde como encuentran ustedes la manera de decir las cosas...

Clau dijo...

no los detesto. No creo detestar a nadie en este mundo...al menos hasta hoy.

Lo que sí creo firmemente es que la derecha necesitaba perder, para poder ser mejores en un futuro. Si jamás perdían, creerían que lo que hacen es perfecto y no buscarían mejorar. Perder es un mal necesario, hasta para los grandes.