martes, 15 de septiembre de 2009

Elegir

Venías y me preguntabas porque cambiaba todo.
Yo te decía que ahora, ya no te necesito.
Ahora ya no me necesitabas.
Porque vos eras un espejo.
Vos brillabas cuando te mostraba la herida.
Y eso me hacía sentir que había elegido bien. Como los pájaros cuando van a beber al patio de tu casa, y un día los descubrís, y no los espantás. Y vuelven...
Y no es así.
No es así de sencillo a estas alturas.
Porque vos, igual que los gatos, como dijo Julio, no sos territorio fijo.
Vos te movés en tu mundo. Y de donde te podría sacar si no puedo ni entrar allí.
Y ahora, me preguntás porqué te elegí.
Y te lo muestro. No te elegí. Me elegíste vos a mi. Porque estabas sintiendo que nada tenía sentido. Que la vida era una sucesión de hechos sin importancia, sin beneficio, y con efimeras e inútiles alegrías protocolarias.
Ahora te diste cuenta que el mundo es así.
Que la basura la sirven en bandejas de plata.
Que acá los niños vienen con un cuchillo bajo el brazo.
Que la muerte te besa la frente cada mañana al salir de tu casa,
y que mañana,
quizás
ya
ni tenga sentido.
Elegir.

4 Manchas en la pared:

Sofi dijo...

... todo en la vida es fácil, nosotros nos complicamos.

Ah, y tenés razón: uno nunca elige a alguien, la persona lo elige a uno. Me encantó.

Rocío dijo...

Mi vida, todo se trata de elegir. Todo. Hacerlo bien o hacerlo mal, depende de vos. Y de nadie más.

Clau dijo...

al rato y deberías elegir no elegir

malvadoyin dijo...

Mirá, off topic: no se te olvide Fiona Apple, Ultimo round. Y a mi: Delta de Venus, Antología en Amarillo y Documental.