miércoles, 15 de septiembre de 2010

Patria.

No eran los poco más de 20 mil kilómetros.
Ni eran las filas de muchachas en mini faldas, marchando por las calles del Boulevard, con sus mallitas casi transparentes, mientras de fondo la banda tocaba "Year of the cat", de Al Stewart y a nadie le importaba la canción, sino la del cabello lacio con la falda más corta, que todos los padres intentaban alcanzar con el zoom de sus celulares.
No eran los barriles con dólares y euros que se encuentran enterrados, que probablemente por orden judicial sean destruídos.(Lo que quede).
No eran los que se van del país a morirse en el viaje para tratar de ganar afuera el dinero que no pueden acá.
No eran la cantidad creciente de muertos diarios.
No era la cantidad de críticas que gente importante pudieran hacer al respecto.
No eran sus productos culturales, aún escasos.
No eran las antes "mejores calles de Centro América".
No eran ninguna de esas cosas.
Porque la tierra ya no nos sustenta.
Las familias ya no se aman.
Ninguna libertad nos defiende, y las religiones solonos engañan.
Nuestros hogares queridos son de los bancos, los ríos majestuosos se llenan de mierda a diario, y los cielos de púrpura se ven una vez al mes.
A las nuevas generaciones les importa un carajo saludar con reverencia lo que sea. Ya nada importa en tiempos donde todo lo que se debe hacer es cumplir con caminos antes trazados, obligatoriamente para nuestras vidas. 
No tenemos glorias que el sol pueda vivificar.
Los pueblos no nos respetan y no significamos nada.
Ayer me preguntaron si me sentía orgulloso de ser salvadoreño. Yo respondí: "Honestamente no. Me da igual haber nacido donde sea."  
Minutos después agregué. "La gente de acá si me hace sentir orgulloso."
Es lo único que cuenta. Que a través de toda la basura que nos tocó en suerte, obligada o voluntariamente, la gente hace lo que puede por vivir, o sobrevivir en este pedacito de tierra. 
Por lo demás...

Ya no sé que es la patria.

4 Manchas en la pared:

Godo dijo...

creo que es uno de los mejores post que te he leído

Clau dijo...

Eso es, el orgullo de ser salvadoreño, no de vivir en El Salvador, que no es lo mismo.

Una vez en Bolivia, viendo los extensos campos vacíos, un compatriota dijo: "mmm, aquí un salvadoreño, ya tuviera todo esto cultivado" Eso es lo que se extraña, la gente.

Ester dijo...

:(

Ester dijo...

Muy cierto fue todo lo que pude decir.