domingo, 13 de junio de 2010

Dicen que una vez...

Dicen que una vez, cuando uno es más joven y tonto, le suelen ocurrir cosas que le cambian la vida. Yo no creo haber tenido una de esas situaciones. Talvez las muertes en la familia, etc. Lo cierto es que mi perspectiva entre aburrida y desesperanzada de la vida, no ha cambiado un ápice.
Pero repentinamente, uno se pone a limpiar el cuarto y no se sabe de donde carajos, pero comienzan a aparecer cosas. Encontrás los libros de 4to grado, con un papel entre las páginas, firmado por la niña que te gustaba entonces, y te ponés a pensar el paradero actual de dicha fémina. ¿Dónde está Frida? Sería mucho más fácil si recordara su apellido. Pero en el libro no está. Está la lista de los niños con que jugaba entonces, en la contratapa del libro. Metódica y tontamente organizaba los juegos todo el tiempo. Del tipo de juego que fuera, yo lo organizaba.  Pero no está el apellido de Frida.
Y se sigue limpiando, cambiando libros de lugar, quitando la pelusa de la alfombra, y ordenando las revistas viejas. Encontrás cosas extrañas y llegás a una de las 3 recopilaciones de foto que dan fe sobre tu existencia en el planeta. Estoy documentado. 
Hay 19 fotos de mi niñez. No espere más. 
Hay 20 fotos de 12 a 18 años. No busque más.
Y las demás, de los 18 en adelante, son todas tomadas circunstancialmente. Nunca fui a un centro comercial o lugar turístico y me tomé una foto como prueba de que fui. No me interesa. 
Encuentro mi insignia de Oficial de Inmigración de los Estados Unidos, cortesía de un amigo que vive en Houston. Me indigno y me da risa. Recuerdo cuando la llevé a una marcha del 1 de Mayo, y mientras unos se burlaban de algo, yo me burlaba de otros, y a veces, me reía.
Y llego al cofre azul. Mejor no abrirlo.  
La alfombra tiene pelusas...

4 Manchas en la pared:

Caravantes dijo...

uy, que buen final, hno.

Clau dijo...

awww, yo quiero ir a limpiar mi cuarto de infancia vaya!, mi santa madre metió todo en cajas que tiró a una bodega y ahora no encuentro nada :(

Es una belleza hacer eso, uno se muere de la melancolía y recuerda esos tiempos en los que, sin pena ni gloria, fue feliz.

Psst psst, abramos el cofre azul, quiero ver qué hay adentro muahahaha

Sofi dijo...

y por qué termina con el cofre azul?

ya me ha pasado... encontrar cuadernitos de colegio que traen mil recuerdos: da nostalgia :')

aaaah la infancia, con sus desastres y todo: eramos felices.
Por un momento, eramos felices.

Ash, ya me acordaste a una entrada incompleta que tengo en el borrador sobre la infancia. La voy a ir a terminar.

Anti-Raúl dijo...

@Malvado Yín: Gracias, oye?

@Clau: No, el cofre azul...aún no.

@Sofi: Deberíamos morir felices. Niños. :( Termina con el cofre azul, porque es una deuda con mis recuerdos que aún no quiero saldar.