sábado, 2 de enero de 2010

Impresiones sobre un viaje

Cuando se va en un bus interdepartamental, a las 10 de la mañana, se pueden tener mil impresiones.
La necesidad de ir.
La intencion de ir.
El desenlace del viaje.Resultado.

Y  apenas comienza el viaje, estan todas las opciones el ordinario, el especial, el que lleva aire acondicionado, etc.
Por una módica cantidad, una igualmente módica comodidad.

Subís con esa inquietud, esa sensación de caminar, y moverse entre desconocidos de todo tipo.

El bus comienza su viaje, sobre la Avenida Independencia, y la tristeza me parte los ojos frente a un burdel, una mujer joven, regordeta, morena, llora a mares. Está sola. Todos estamos solos. Solos rodeados de gente.

El viaje es largo, y no me gusta extenderme. No me gusta mostrar todo lo que pasa por mi cabeza, pero si lo que me deja un impacto del tipo que sea.
Ni siquiera hemos salido de San Salvador, cuando un vendedor sube con la promoción de los "Finos y originales" Lentes Ray-Ban, de Carey. No a 20, ni a 10, ni a 5, a $1. Usted los puede golpear con una moneda, no es plástico, es vidrio. Puro vidrio. Y lo mejor del asunto, cuando dice que son americanos, esos no son " de esos chinos japoneses que le andan ofreciendo".

Y eso no es todo. Se llega a Cojutepeque y te ofrecen un fino repertorio musical de los más variados éxitos salvadoreños, incluyendo El Torito Pinto( del cual deducimos un orígen multietnico, gracias a su filiación),y el Carbonero, gracias a un "charango" y una Flauta. Yo no apoyé al artista nacional.

Llegando al Oriente del país, usted verá muchos colegios de diversa denominación, ante lo cual no me sentiré completo si un colegio no se llama como yo. Y haré que lo administren los señores Jesuitas, porque tienen fama de enseñar muy bien los amigos de Nacho de Noyola.

Una cosa más, no se le olvide cuando vaya al oriente del país, llevar la cuenta de los Restaurantes con nombre de curva en todo el camino. Yo encontré La Curva No2, La Curva Original, La Curva Vegetariana, y La Pequeña Curva.

Casi lo olvidaba.
Extrañé mi celular con cámara, cuando vi una mancha en la pared de una casa en San Miguel, reflejando el amor entre "Cuca y Edwin".
Eso es lo del camino.
El viaje, su objetivo, es otra cosa.

2 Manchas en la pared:

Sofi dijo...

jajaja
me encantó

este país es único... tanto lo bueno como lo malo

viva el folklor y kahló D:

Elena dijo...

Vos comé chucho!!!
Pero mirá: No suena mal la curva vegetariana. Yo quiero!