viernes, 13 de mayo de 2011

Inocuo

Son las 8 de la noche. En mi casa ven la novela de turno mientras yo veo la película que tocó en orden. Porque lo pongo todo en listas y ordené mis películas en orden de preferencia para verlas todas seguidas.Primero vi El Padrino. Ahora tocaba ver El Padrino Parte II.

Ahí, sentado solo y pensando que no he hecho nada. Pensando que probablemente las cosas que hago no sean tan buenas y que muchas personas tienen además del derecho, toda la razón de menospreciarme.

Y veo esto.


Una madre ruega que no maten a su hijo, el pequeño Vito, porque a diferencia del resto de hombres de su familia, asesinados por la mafia local, es débil.

"Perdónele la vida. Es un niño, débil, inútil. Ni siquiera habla con nadie. Jamás podrá hacerle daño."

El jefe de la mafia dice que no le puede perdonar la vida. Decide que lo maten. La madre toma un cuchillo y lo pone en el cuello del jefe de la mafia y le ordena a Vito que escape. Vito logra escapar, aún viendo como su madre es asesinada a unos metros de él.

Vito escapa y abordo de un barco llega a América. Ahí le cambian el apellido a Corleone. El resto es historia.


Moraleja.

Nunca subestime al débil, inútil y callado.

3 Manchas en la pared:

dcecil33 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
KR dijo...

"El lenguaje es fuente de malos entendidos"

Creo que el silencio, como parte de un lenguaje más bien misterioso, deja a discreción de quien lo "escucha" la interpretación del mismo... en este caso, el silencio y timidez de un niño es solo el caldo para una reacción violenta y desatinada en un Coleone vengativo y poderoso...

Mi abuelita decía... "de las aguas mansas librame Señor..." y yo siempre tuve un ojo puesto en aquellos alumnos que eran "matalas-callando" porque uno no sabe qué oculta el silencio.

Mariocopinol dijo...

por suerte no sos callado ^^