martes, 12 de mayo de 2009

La lluvia y sus efectos colaterales

Es la medianoche. Debería estar dormido; Mañana es mi día libre y me vale.
Mayo es Roque y Roque es Mayo como dice un señor muy brillante por ahí. Y debí postear sobre Roque.
Dejaré que la parafernalia disminuya, que mayo agonice quizás, y postearé al respecto.
Mayo también es aniversario, el onceavo de Sinatra, el viejo de Hoboken de los ojos azules. Un ídolo. Y debería postear al respecto también. Pero el aniversario es el 15. Puede esperar. Even heaven can wait...

Y el domingo la gente normal celebró el único día en el que se siente con la obligación de felicitar a sus respectivas progenitoras por el hecho de haberles traído al mundo. A la postre no es más que hipocresía. Aún cualquiera sabe que los hijos hacen eso por compromiso. Amo a mi Mamá, y no es por ser perfecta, yo sé que es una persona con errores, y ese es el punto. Yo la quiero todo el año, y si siento la necesidad de abrazarla lo hago. Y si la quiero besar, la beso y le digo cuanto la quiero. Soy normal a veces.
Pero a veces...

A veces cae una tormenta del tipo que usted quiera, y el mismo día que le dicen que por problemas en el departamento de contabilidad los dos pagos quincenales se convertirán en un pago mensual y que por lo tanto tendrá que conformarse con comer aire y teletransportarse al trabajo, ese preciso día uno decide bajarse de la 101-D mientras una fuerte tormenta cae, y se termina empapado, con el poco dinero que le queda en forma de billete, mojado. El Ipod se apaga, ya no suena más Walking around de Neruda recitado por Los Miserables.  Los lentes se mojan. Uno, por problemas de astigmatismo en un ojo y miopía en el otro, no consigue ver con peculiar precisión. Guardé mis lentes totalmente mojados, en mi bolsillo también mojado.  Capté mis problemas de visión rápido, en el justo momento que crucé la calle y no vi la Range Rover que falló en la loable labor de matarme. Luego fue un jeep que casi me mata y hubiera querido que fuese negro, y que vivás en culpa. (Rajá...)
Como ya me había mojado, caminé hasta casa y comencé a sentir que el aire me faltaba, que la vista se me nublaba, y que el corazón latía demasiado rápido.
Llegué a casa y ni siquiera el teléfono funcionaba. Requirió minutos de una secadora para volver a la vida.

Y fui feliz. Un poco. Porque cuando uno no está del todo sano, ni mucho menos cuerdo, mientras siente todo lo que describí arriba, recuerda cosas que no tienen nada que ver con esa situación.
Recordar sin versos de Machado, al cobrador con su camisa negra y en ella la frase "Bodas de Sangre" una obra de Federico García Lorca...
Y recordar también a la anciana que en el banco el sábado espero a que me tocara a mi, me eligió para pasar a la caja cuando me tocaba. La señora dejó pasar a 8 personas hasta pasar en mi turno. Le dijo a la cajera, "estaba esperando a pasar en el turno de alguien que no se enojara". Yo me molesté...

Y es entonces que valen pepino los prejuicios cognitivos y por un instante se sienten ganas de morir, y se siente la felicidad deno encontrarse en un mal verso, ni manchar una linda anécdota contándola.

Y me vale no burlarme de mi país, ni granjearme el aprecio y la lisonja de las masas.
Y entonces, mojado, aturdido y con el respirar cansado, y los zapatos con sus sonido de chapoteo, la noche llorona como verso de Rimbaud o cuadro de Amadio-el famoso Bragolín- y sus cuadros malditos, recuerdo bien las veces de los parques, las veces que lloráste y me quedé con vos mientras acababás de llorar. Y me siento mejor, puesto que para vos siempre será razón de orgullo lo fuerte que sos, cuando te he visto hecho una piltrafa. Yo no ando negando lo que soy. Ni me publicíto con ello. Digo como estoy. Y acá en esta parte del mundo, la gente cambia...



Por el momento ignoreme. Lo más probable es que estoy loco...

9 Manchas en la pared:

Sofi dijo...

simplemente me encantó esto :D

Elena dijo...

Post no apto para mujeres en conato de apendicitis:

Porque cuando uno no está del todo sano, ni mucho menos cuerdo, recuerda cosas que no tienen nada que ver...

Puta, Raúl, vuá llorar.

Clau dijo...

Hará unos 10 años que no me mojo de esa manera...cosas de las que se pierde uno...y de la influenza H1N1 también.

Con lo del salario, ni modo, peor fuera que te dijeran: “vas a tener que pagar las medicinas para la tercera persona, porque yo no puedo...te conté que compré aquél carro que quería y debo $1,200 y no sé de dónde sacarlos?” y un sonido de vacío inunda ambos lados de la línea telefónica.

Y con las madres, no concuerdo contigo en el hecho de que sea hipocresía, mero compromiso o similar por una razón algo peculiar: lo estás viendo desde el punto de vista del hijo. Para algunas madres, no hay mejor día que ese, porque aunque sea por cargo de conciencia los hijos no tiene excusa para ignorarlas. Además, para algunas madres es un motivo de alegría, celebración y de ser el centro de atención en lugar de ser el centro que brinda atención...al menos por un día. No es precisamente que a mí me suceda así, para mí como madre ese día es como cualquiera...pero lo que te expliqué anteriormente sólo se comprende al ser madre...que no es lo mismo que ser padre, te lo puedo asegurar.

Te sirve una toalla? Tengo una blanca peluda como gato angora, aunque levemente decorada con tinte rojo =)

Alberto dijo...

Pues qué te diré?
Quiero a mi madre, pero no siento la necesidad de abrazarla, ni de decirle que la quiero ni los 10 de mayo ni...

En fin, habemos unos menos cuerdos que otros.

Saludos maestro

Litzardo Rivas dijo...

mayo es ua recepcion de muchas cosas y de muchos recuerdos personales, por ahora. me alegro seguirle leyendole maestro.

Espero que pronto charlemos.

ademas cuando dice que estas loco pues de eso yo creo que yo tambien lo estoy.

Anti-Raúl dijo...

El problema Clau, consiste en saberse amado, no por quien se es, sino por lo que se representa. Apuesto que si cada madre hubiese tenido otra persona por hijo, igual lo amaría, no por ser él, sino por ser su hijo. Vale más la calidad de hijo que la personalidad del mismo. Ignorarlo es el secreto de mucha gente para vivir felíz.

Clau dijo...

"Vale más la calidad de hijo que la personalidad del mismo"

ahora estoy más enredada que antes...y la personalidad que no es la escencia del ser y de ahí se deriva la calidad?

ahh la filosofía...ser o no ser...por eso no me llamaba el bachillerato académico

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Lea , por supuesto , lejos de mi tema.