jueves, 4 de diciembre de 2008

Expiación

En aquel tiempo...
Flotaba y mientras decidía que hacer, tuvo la brillante idea de no sentirse solo.
El no tenía de que preocuparse puesto que el tiempo no existía y sabía así que no tenía que esperar naa ni desear nada, para eso no era él.
Luego de reposar durante un largo, largo vibrar, se sintió solo.
En ese momento se sintió con la necesidad de crear.
Tomó un poco de materia y decidió hacer.
Hacer era lo mismo, la misma paradoja que rehacer lo que no te gusta.
Pero lo decidido es insondable y no hya marcha atrás.
Y se hizo un largo espacio, al cual no se le otorgo nombre, puesto que nadie tenía porque llamarlo de algún modo.
Decidió que habría algo, que mediría en cuestión de sus necesidades.
Necesidades no debía tener, ni medidas para si mismo, puesto que no son justas.
Por ello decidió crear vida.
Eso fue lo más dificil para él.
No lo habría hecho,pero estaba insatisfecho de la vastedad de lo creado, pero lo otro, poquedad de lo que tenía sentido le hacia pensar que había algo más..Su sabiduría le mostró entonces lo infinito de las posibilidades.
Y así, nos creo...
Y este es mi nombre....


Sountrack para la primera parte del prologo de este relato.
Últimamente-Ismael Serrano




Últimamente ando algo perdido,
me han vencido viejos fantasmas,
nuevas rutinas.

Y en cada esquina acecha un ratero
para robarme las alhajas, los recuerdos,
las felicidades.

De un tiempo a esta parte
llego siempre tarde
a todas mis citas.


Y la vida me parece una fiesta

a la que nadie

se ha molestado en invitarme.


De un tiempo a esta parte
me cuesta tanto, tanto, tanto, no amarte,
no amarte.

Últimamente ando desconcertado,
así que ponte a salvo, porque en este estado
ando como loco.

Y me enamoro de mujeres comprometidas,
llenas de abrazos,
llenas de mentiras.


De un tiempo a esta parte, a mi amor propio algo le falta,
lo has dejado unos puntos
por debajo del de Kafka.

Y la vida me parece una fiesta
a la que nadie
se ha molestado en invitarme.

De un tiempo a esta parte
me cuesta tanto, tanto, tanto,
me cuesta tanto no amarte.

Últimamente planeo una huida
para rehacer mi vida,
probablemente en Marte.


Seguro que allí no hay nadie empeñado en aconsejarme:
"Ismael, ¿qué te pasa?
No estudias, no trabajas".

Y qué vamos a hacerle,
si es que últimamente ando algo perdido,
si te necesito.

De un tiempo a esta parte
me cuesta tanto, tanto, tanto,
me cuesta tanto no amarte.

Han de venir tiempos mejores,
cometeré más errores, daré menos explicaciones,
y haré nuevas canciones
en las que te cuente cómo, últimamente,
son tan frecuentes tristes amaneceres
ahogando mis finales,
repetidos, cansados,
miserables,
llenos de soledades.

1 Manchas en la pared:

calila dijo...

QUe hermoso, nunca lo habia escuchado..
Y bueno siempre es bueno llegar a ese punto culmen de la crisis donde uno quiere nada mas expiar esos demonios..
Suerte en el proceso y nos estamos leyendo