viernes, 11 de mayo de 2007

Hikikomori

Suicidios colectivos se convierten en tendencia en auge en Japón
Reuters. 19.02.2005 - 11:28h
TOKIO (Reuters) - 'Todo es horrible, quiero morir', se puede leer en un mensaje en una sala de chat japonesa en Internet. ¿Quién quiere morir conmigo?.
El incremento del número de japoneses que cada año se suicidan en grupo después de haber quedado en sitios online como éste se ha convertido en un nuevo problema para las autoridades de Japón, un país con una alarmantemente alta tasa de suicidio.
El jueves, cuatro personas (dos treintañeros, una de 22 años y otra de 19) fueron encontradas muertas en un coche en la ribera del isla septentrional de Hokkaido, en el último caso de una cadena de suicidios colectivos ocurridos en los últimos meses.
A lo largo de febrero, al menos 16 personas se han quitado la vida de esta manera.
Como en otros casos, la policía encontró varias estufas de carbón en el coche, que tenía sus ventanas cerradas desde el interior. Los tres hombres y una mujer, que se habían encontrado a través de Internet, murieron por inhalación del monóxido de carbono que desprendían las estufas.
Los suicidios colectivos solamente representan una pequeña fracción de los cerca de 30.000 japoneses que se suicidan cada año, pero los pactos entre desconocidos para suicidarse juntos tras contactar por Internet tiene a los expertos preocupados.
'La idea de suicidarse juntos es de alguna forma reconfortante', dijo Yukio Saito, que dirige la línea telefónica 'Inochi no Denwa' (teléfono de la vida). 'Suicidarse a solas es triste y hace falta más valor'.
'La manera en que estos suicidios están siendo tratados es muy sensacionalista por parte de los medios, y muy sugerente para personas que pueden estar pensando suicidarse'.
MOTIVOS ECONOMICOS
Según datos de la policía, una cifra récord de 34.427 japoneses se suicidaron en 2003, más de un cuarto de ellos a causa de deudas o desgracias económicas.
Del total de suicidios, solo 34 murieron en grupo tras comunicarse por Internet. Pero el número ascendió a 54 en 2004 y la policía dijo que el número real era probablemente más elevado.
En Japón no existe ninguna prohibición religiosa contra el suicidio y es ampliamente considerado como una forma de escapar al fracaso, o de salvarse de la vergüenza o las pérdidas económicas.
Pero Internet también puede ser una poderosa herramienta terapéutica. Los servicios de ayuda psicológica en Japón son aún básicos y con frecuencia están saturados, y los problemas psicológicos son con frecuencia considerados un asunto tabú.
'A las personas les cuesta compartir sus preocupaciones, especialmente cara a cara', dijo Tamura, profesor asociado a la Universidad Gakugei de Tokio. 'Pero en Internet, donde nadie conoce tu rostro o tu nombre, puede ser más fácil'
Tamura, que puso en marcha una página web para personas que sufren 'hikikomori' (depresión), dijo que conocía varios casos de personas que habían dejado de pensar en el suicidio tras visitar su web.

Escribi una inutil historia sobre este aspecto de la vida, y aún espero que Virginia me ayude con lo que me falta.

A los demás lean esa información, que sería ya el último recurso.

Cómo en el post anterior, será necesario?

1 Manchas en la pared:

Virginia dijo...

No espere. Sabe que le ayudo. Pero la sola idea de un suicidio colectivo me hace pensar que el hecho de ser "colectivo" le quita mucho al hecho de morir. Soy de las ilusas que creen que la muerte es un acto personal, solamente precedido de un par de mensajes de textos estratégicos.