viernes, 30 de enero de 2009

Coincidencia

No sé porqué motivo esta vez lo que encontré tirado entre mis viejas libretas coincidía tanto con lo que pienso mientras vengo del trabajo. Mientras veo a la gente en su vida, suponer que es feliz.

"Estoy desorientado, enfermo, furioso, transtornado; esperaba baños de sol, paseos interminables, descanso, viajes, aventuras, vagabundeos sin fin; esperaba sobre todo, periódicos, libros... ¡Nada de nada! ¡¡¡Soy un exiliado en mi patria!!!
Me muero, me descompongo en la trivialidad, la maldad y la monotonía.

¿Qué me importa a mi ser aceptado?
¿Para qué sirve ser aceptado? " Arthur Rimbaud.

Y de sus cartas a Verlaine:

" Que extraño te parecerá, cuando yo ya no esté aquí, todo esto por lo que haz pasado. Cuando ya no tengas mis brazos en tu cuello, ni mi corazón para recostarte en el, ni esta boca sobre tus ojos. Pues un día habré de marcharme, muy lejos."

Tal vez un día desaparezca de forma prodigiosa; pero si ha de subir a algún cielo, preciso es que sepa, que pueda contemplar, aunque sea brevemente, la asunción de mi pequeño amigo"

Maldito seas Jean Nicolas Arthur Rimbaud.
Aún vivo.
Aún muerto.


                                                         Rimbaud a los 17 años.

*En efecto, me había comido el 1...jajaja. Corregido por Elena.

4 Manchas en la pared:

Elena dijo...

A los 7?
A los 7 no era así, buscalo cuando hizo la primera comunión. Creo que te comiste el 1 de 17.

piyuK dijo...

¿Qué sabor tiene el uno, tiene el mismo sabor que el cinco?
1863. Arthur compone sus primeros trabajos en prosa conocidos: "Prólogo", "Carlos de Orleans a Luis XI" y "Ún corazón bajo una sotana" Tiene Ocho años.

1864. En tan sólo dos años escolares. El joven Rimbaud ha completado cuatro cursos, obteniendo numerosos premios y distinciones. Este mismo año hace su primera comunión.

sin duda su segunda comunión la hizo con Verlaine unos años más tarde.

No hablaré, no pensaré en nada:/
pero el amor infinito me subirá el alma,/me iré lejos, muy lejos,como un bohemio,/ por la Naturaleza -feliz como una mujer.

Rimbaud.

vale de sopa de números, con fideos y trocitos de pollo...

Elena dijo...

Raúl: acordame que cuando nos veamos te muestre una foto que tomé de una revista, de un mono que parece el Rimbaud a los 12 años o así.
Vieras!!!

Raúl dijo...

El uno sabe mejor, porque está como incompleto. El 5 ya está como madurando.
Yo perdí mi colección de Rimbaud, y ese de Un corazón bajo una sotana tenía un contexto difícil.
Siento horror por todos los oficios. Maestros obreros, todos campesinos, innobles. La mano en la pluma equivale a la mano en el arado. -¡Qué siglo de manos!- Yo jamás tendré una mano. Además, la domesticidad lleva demasiado lejos. La honradez de la mendicidad me desespera. Los criminales asquean como castrados: yo, por mi parte, estoy- intacto y eso me da lo mismo.
Pero, ¿qué es lo que ha dotado a mi lengua de tal perfidia, para que hasta aquí haya guardado y protegido mi pereza? Sin ni siquiera servirme de mi cuerpo para vivir y más ocioso que el sapo, he subsistido dondequiera. No hay familia en Europa a la que no conozca. -Hablo de familias como la mía, que todo se lo deben a la Declaración de los Derechos del Hombre-. ¡He conocido cada hijo de familia!
¡Si yo tuviera antecedentes en un punto cualquiera de la historia de Francia!
Pero no, nada.
Me resulta bien evidente que siempre he sido de raza inferior. Yo no puedo comprender la rebelión. Mi raza no se levantó jamás sino para robar: así los lobos al animal que no mataron.
Arthur Rimbaud.

Elena, creéme que te lo voy a recordar.